Martín de 81 años, jubilado lúcido e independiente, le refiere a su hija que sentía malestar y decaimiento, luego comenzó a hablar incoherencias y finalmente cayó al suelo. En ningún momento presentó fiebre ni tos. Acudió a la consulta del geriatra, quien luego de evaluarlo, le...