Hijo, la Educación Virtual no sirve…

¿Por qué comprarse el problema de la educación?

Hijo, dentro de poco cumpliré 7 años emprendiendo en educación, vaya que el tiempo pasó muy rápido, no obstante, en el camino recogí muchas historias para contar. Ahora quiero empezar siendo totalmente honesto contigo y conmigo, contándote que “haciendo las cosas” cometí muchos errores pero que también aprendí mucho, hasta el día de hoy.

Te preguntaras ¿Emprendedor en Educación? Así es! Y como sabes, no me volví millonario, tampoco pretendo serlo, sino más bien anhelo co-crear un sistema de educación evolucionado. Lo confieso, esa es mi visión y aporte que quiero dar al planeta.

Sabes, me lo tome en serio! Ahora puedo decirte que cuando emprendes aprendes y mucho, sin embargo a veces no basta con tener un conocimiento empírico de las cosas, sino mas bien es necesario especializarte en lo que realmente te apasiona, para así hacerlo por varios años o toda la vida. Siendo coherente con ello, decidí estudiar una Maestría en Educación con mención en Tecnología e Informática Educativa.

¿Para qué? ¿Estas loco? Me dijeron. ¿Una maestría en educación? Y encima ¿Una maestría virtual? Eso no funciona! — insistieron — lo tuyo es la tecnología.

Pero bueno, aquí me tienes ya habiendo culminado los estudios de la maestría y en plena tesis para poder recibir el grado. Aún continuo emprendiendo y espero en algún momento realizar un Doctorado — en educación obviamente — , Dios mediante y con el esfuerzo de uno mismo.

¿Cuál fue mi experiencia como alumno?

Quiero contarte algo que me inquieta. Por muchos años (y vaya que fueron muchos eh!) estudié en un modelo educativo presencial donde más de 30 alumnos atendíamos la clase de un profesor. ¿Te imaginas a un profesor frente a más de 30 adolescentes en un aula?

En realidad no hay mucho misterio, ni tampoco hay que tener mucha imaginación para entenderlo. Normalmente un alumno para aprender una lección necesita enfocarse, lo primero que ocurre es que interactúa con el concepto, seguidamente lo pone en practica en varios escenarios y una vez entendido se le presenta un caso a resolver, finalmente, si tiene éxito habrá logrado un aprendizaje significativo. Sin embargo, para que todo eso ocurra, el alumno necesita un(a) guía que lo oriente a construir su propio aprendizaje, pero nuevamente ¿Es posible que lo haga un profesor con mas de 30 alumnos? Tal vez sí, pero en un tiempo prolongado, pero es mas probable que no ocurra.

Educar es complejo, no es solo pararse frente a los alumnos! Mucho menos hacer video-conferencias ahora mal llamadas Clases Virtuales.

Sígueme, para hacerlo más complejo y teniendo en cuenta la teoría de las inteligencias múltiples según Howard Gardner y las teorías de estilos de aprendizaje de David Kolb y Neil Fleming-Collen Mills, el profesor debiese de aplicar diferentes didácticas según el perfil del alumno (Factor biológico, factor de la vida personal y factor socio-cultural), según la inteligencia que más tenga desarrollada y según el estilo de aprendizaje, pues…

No es lo mismo enseñar matemáticas a un alumno que tiene más desarrollada la inteligencia lógica-matemática que a otro que tiene más desarrollada la inteligencia musical y encima diferente estilo de aprendizaje…

Si se parece a tu caso es pura coincidencia, incluso si así fuese no tendrías porque sentirse mal, pues el problema no eres tu, sino la forma como te están enseñando, sin tener en cuenta todos los diversos factores de tus inteligencias múltiples y estilo de aprendizaje.

Sabes que siempre me resuenan las matemáticas, ¿verdad? ¿Será que tengo más desarrollada la inteligencia lógico-matemática o es la frustración por tratar de entenderla? Al margen de ello me gusta usar como ejemplo a las matemáticas para explicar las cosas, esta vez no será una excepción, aquí voy…

Miremos los datos para entender el problema o mejor dicho — de manera positiva — la oportunidad.

Hace un par de años (2018) el Ministerio de Educación del Perú realizó una Evaluación Censal de Estudiantes a alumnos de 2do de secundaria en el área de matemáticas. En esa evaluación se indica que el 89.2% de los alumnos de los colegios estatales y el 75.9% de los no estatales no tienen un logro satisfactorio en matemáticas, preocupante ¿Verdad? Mira el siguiente cuadro de abajo.

¿Qué quieren decir esos datos? Si extrapolamos esos porcentajes a toda la población estudiantil de nivel secundaria en todo el Perú (Datos obtenidos del INEI), estamos hablando que más de 1.7 millones de estudiantes de escuelas estatales y más de 468 mil estudiantes de escuelas privadas no tienen un logro satisfactorio, es decir más de 2.1 millones de estudiantes! ¿Cómo estaremos al día de hoy?

Fuente: https://www.inei.gob.pe/estadisticas/indice-tematico/education

Entendamos — desde mi punto de vista — cómo se imparten las clases de matemáticas:

Te voy a dar algunos ejemplos. Hoy en día, las clases presenciales para un curso de matemáticas en secundaria, son en promedio 4 horas a la semana con un profesor y si a ello le sumamos 2 horas de estudio en casa tendríamos 6 horas a la semana, ello quiere decir que son aproximadamente 24 horas de clases al mes, por ende al año serían 216 horas mas o menos.

¿Y por qué tantas horas? Pues simple, al ser muchos alumnos con un solo profesor, el tiempo debe extenderse para asegurar que todos los alumnos puedan aprender, sino es la mayoría, al menos algunos. ¿Y cómo saberlo? pues con practicas calificadas o exámenes luego de 2 semanas o 1 mes. Claro y te preguntarás ¿Recién luego de 2 semanas y 1 mes se dan cuenta quienes no aprendieron? ¿Qué pasa con los alumnos que no aprendieron? ¿Cómo van a continuar con las siguientes lecciones que dependen del aprendizaje anterior? ¿Incluso no sería necesario más horas de estudio? Esto se vuelve un circulo vicioso, pues siento que — en la mayoría de casos —

… el profesor hoy en día se orienta más a cumplir con las horas y lo que se pide en la estructura curricular, en vez de enfocarse en qué no han aprendido los alumnos… y esto pasa porque no tiene herramientas ni el tiempo para hacerlo.

Volvamos a la teoría de las inteligencias múltiples y estilos de aprendizaje sumándole ahora las clases virtuales:

Acaso un alumno con la “inteligencia musical” más desarrollada, necesita ser evaluado de la misma manera que un alumno con la “inteligencia lógico-matemática”? En realidad, dependerá de cuál será su vocación en un futuro. Me explico con una pregunta…

¿La complejidad que necesita entender un ingeniero sobre las matemáticas es mayor a la de quién tenga la vocación de ser músico? No digo que no hayan matemáticos que son músicos o viceversa, los hay, sino que tiene mayor ocurrencia que se desarrolle una inteligencia más que la otra, con excepciones, por ejemplo Albert Einstein quien ejecutaba bien el violín y el piano, o Brian May, guitarrista de Queen que tiene un doctorado en astrofísica y hasta tu papá (Salvando las grandes distancias) que le gusta las matemáticas y tiene una banda de rock.

Albert, Bryan y Rotky 🙂

Para ir concretando, el actual modelo educativo fue desarrollado bajo un modelo industrial (de hace varias décadas) en base a un aula de muchos alumnos con un solo profesor, donde este último personaje no toma en cuenta la diversidad de inteligencias múltiples y estilos de aprendizaje que tiene cada alumno. Imagínate el nivel de aprendizaje de los millones de alumnos de secundaria que aún se encuentran en un nivel no satisfactorio — en matemáticas — teniendo ahora “Clases Virtuales” bajo el mismo modelo educativo. Vayamos mas allá y miremos a los alumnos que terminan el colegio y luego estudian en un Instituto o Universidad, o es más, miremos a los alumnos que terminaron el colegio y no continuan sus estudios… el problema se sigue arrastrando.

Te preguntarás ¿Entonces no nos enseñan bien?

Como te habrás dado cuenta, los resultados y estadísticas mostradas anteriormente, básicamente miden a todos los alumnos con la misma regla, es decir en 4 niveles. Si bien es cierto las estadísticas brindan información por tipo de escuela (Estatal/No estatal), zona (Rural/Urbana) y departamento, no se desagrega por Inteligencia Emocional ni por Estilo de Aprendizaje, pues en realidad es complejo recopilar toda esa información, analizarla y segmentarla. Bueno, seamos realistas, probablemente no es que no te enseñen bien, sino, que los profesores hacen el esfuerzo de enseñarte con la información que tienen a la mano, con información limitada; imagínate esa necesidad de información multiplicada por 30 alumnos en un aula, ahora imagínate que ese profesor enseña a 5 aulas más… uff! ¿Qué complicado no? Me pregunto ¿Cómo se mide el aprendizaje con Clases Virtuales? ¿Cuál es el costo del esfuerzo mental de un alumno estando “pegado” a una computadora con audífonos y micrófono? ¿Cuántos alumnos no tienen una computadora?

¿Y si tuviéramos esa información?

Si los profesores tuvieran y entendieran esa información, podrían aplicar diferentes didácticas de acuerdo al perfil del alumno y con ello lograr acelerar su proceso de aprendizaje.

Imagínate lo diferente que sería educar, y aprender, teniendo a cada alumno motivado a sus fines, porque — como siempre le digo a algunos amigos profesores —

Educar es un verbo, que implica acción para propiciar sentimientos de satisfacción cuando se logra un aprendizaje.

Si es importante ¿Cómo lo hacemos?

Hijo, esa es la pregunta y te respondo…

Si aplicamos e integramos la tecnología con la didáctica, como un todo en el proceso de aprendizaje, contaríamos con mucha información para propiciar el aprendizaje individual.

Cuando me refiero a “aplicar tecnología” no me refiero a tener una clase virtual — como ahora se estila— donde nuevamente un profesor se conecta con más de 10 alumnos explicando de la misma manera cuando lo hacía de manera presencial. ¿Te das cuenta? Seguimos en el mismo problema.

  • Me refiero a contar con la tecnología que nos permita recopilar esa información y en base a algoritmos computacionales definir modelos cognitivos que indiquen la mejor forma de aprender para el alumno.
  • Me refiero a contar con recursos educativos interactivos, por ejemplo Video-Clases donde el alumno pueda interactuar con una computadora, tablet o smartphone para aprender y hacer preguntas de lo que no entiende y en base a algoritmos de inteligencia artificial conversacional pueda obtener las respuestas, despejar sus dudas y auto-evaluarse constantemente sin esperar 2 semanas o 1 mes.
  • Me refiero a no tener un solo profesor, sino tener miles de Tutores a la mano con quien el alumno pueda absolver alguna pregunta sobre un tema que las Video-Clases no hayan podido absolver.
  • Me refiero a que cada alumno avance según su velocidad y tiempo disponible, para construir su propio aprendizaje y no por exigencia y obligación, sino por motivación en base a su vocación.
  • Me refiero a reducir las horas que un alumno emplea para aprender una materia, incluso a la mitad del tiempo, pues sería un proceso de aprendizaje individual (En el caso de matemáticas actualmente se utiliza más de 200 horas al año, imagínate reducirla a 100 horas efectivas).

Me refiero a todo eso… y en ello me encuentro trabajando… no es fácil, pero…

Esto lo lograremos si evolucionamos en pensamiento, si nos cuestionamos el status-quo, si salimos de la conformidad en la que nos encontramos, hay que sudar hijo, hay que pensar y simplemente “Hacer”.

Hijo, por eso…

La educación virtual no sirve si no la evolucionamos, no sirve si seguimos haciendo lo mismo… y es ahora cuando hay premura y oportunidad para cambiarla.

Te quiero mucho campeón!

Pronto nos vemos!

Papá

Pd1. Aquí tienes un avance de lo que estoy trabajando: 

Pd2. Aquí tienes un enlace donde podrás hacer un Test de Inteligencia Múltiple: 

Pd3. Aquí tienes un enlace donde podrás hacer un Test de Estilo de Aprendizaje de Kolb: 

Pd4. Aquí tienes un enlace donde podrás hacer un Test de Estilo de Aprendizaje de Vark: 

Escribe:

Rotkyvairam

Papá, emprendedor, profesor, tecnólogo, digital, mentor… apasionado por la tecnología y la educación… De vez en cuando gusto de dormir y soñar al despertar.

No Comments

Post A Comment