Inmunidad permanente: ¿Por qué la desarrollamos con unas enfermedades y con otras no?

Solemos vacunarnos contra ciertas enfermedades o llegamos a infectarnos de estas, y finalmente, desarrollamos inmunidad de por vida. Sucede lo contrario con enfermedades como la gripe, cuya vacuna tiene que estar renovándose anualmente ¿Pasará lo mismo con el SARSCoV-2 o podremos inmunizarnos permanentemente?

 

¿Cómo funciona nuestro cuerpo?

Los linfocitos, que son los glóblulos blancos encargados de defender nuestro organismo, tienden a reconocer un específico tipo de germen y eventualmente, lo recuerdan. Llegan a crear anticuerpos que permanecerán en nuestro cuerpo por un largo tiempo y eliminan la infección antes de presentar síntomas, lo cual se traduce en inmunidad.

La inmunóloga y profesora de ciencias biomédicas en la Universidad de Manchester, Sheena Cruickshand, explica que «hay una fase en la que tienes lo que se llama «inmunidad protectora” —esta parte de la respuesta inmune puede ayudar a matar el germen— y luego las células de memoria [o células T] recuerdan lo que ha pasado y saben cómo luchar contra a él en el futuro”.

 

El sistema inmunológico: barreras y oportunidades - Cien por Cien ...

 

¿Cuándo nos volvemos a infectar de una enfermedad?

A medida de que envejecemos, nuestro sistema inmunológico va perdiendo efectividad. Por lo tanto, ya no reconoce el patógeno y no sabe cómo luchar contra él.

Sin embargo, no siempre se debe a este factor, sino también a cómo evolucionan las enfermedades. Hay algunas que han llegado a desarrollar estrategias para esconderse y evadir nuestro sistema inmune  ¿Cómo lo logran? «Ocultándose dentro de nuestras células; ‘robando’ proteínas humanas para asemejarse a ellas; transformándose con fragmentos de nuestra información», dice Cruickshand. Siendo así, ahora es importante averiguar cuáles son las estrategias de la Covid-19 en nuestro cuerpo.

 

Por qué es tan difícil decidir cuándo no ir a trabajar si estás ...

 

¿Qué sucede con los virus?

Estos suelen mutar al momento de replicar su material genético en nuestro cuerpo y cometen errores que pueden cambiar la estructura del virus. Estas mutaciones dificultan el poder desarrolar vacunas que nos ayuden, como sucede con la influenza y el VIH.

Marc Jenkins,director del Centro para la Inmunología (CBI), de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota, afirma que este «es un problema para nuestro sistema inmunológico porque si, por ejemplo, el año pasado desarrollaste una respuesta inmune a cierta forma del virus, y éste muta y cambia, esa respuesta ya no es buena para ese tipo de virus. Por eso hace falta una nueva vacuna cada año”.

 

Respondiendo al llamado para abordar la pandemia de coronavirus ...

 

¿Y la COVID-19?

Los expertos han notado que el coronavirus no comete muchos errores al replicarse, por lo tanto, eso puede ser una ventaja. Aunque todavía no se sabe exactamente qué tan mutable es o cuánto cambia su material genético. Lo que sí sabemos, dice Cruickshank, es que nuestro cuerpo responde al nuevo coronavirus fabricando tres tipos de anticuerpos —AGM (el más genérico); AGG (mejor y más potente); y AGA (el más importante)— cuyos niveles van descendiendo de forma gradual.

La inmunóloga aclara que en verdad no necesitamos que nuestro cuerpo siga generando anticuerpos, ya que puede tener un efecto inflamatorio. Los pacientes infectados de covid-19, empeoran cuando esto sucede. Ambos expertos confirman la importancia de una vacuna para desarrollar inmunidad permanente o al menos temporal, ya que las vacunas “replican una infección para darle al sistema inmunitario la información que necesita para poder generar inmunidad protectora» .

 

Israel prueba con éxito vacuna contra la covid-19 en hámsteres ...

No Comments

Post A Comment