La Salud oral de las embarazadas

La Salud oral de las embarazadas

Solo entre el 10% y el 12% de las embarazadas acude al dentista, una cita es imprescindible para prevenir la caries y otras enfermedades periodontales no solo en la madre, sino también en el bebé.

Durante el embarazo, las mujeres reciben multitud de indicaciones sobre cómo alimentarse, qué medicamentos pueden tomar o qué revisiones deben hacerse. Sin embargo, hay una recomendación trascendental para la salud de las gestantes y de sus bebés y para un normal desarrollo del embarazo que se olvida con frecuencia: cuidar la salud bucodental.

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer experimenta numerosos cambios fisiológicos. El aumento de hormonas que se registra predispone a distintas patologías orales, algunas de las cuales pueden transmitirse al bebé. Es por ello que el riesgo de caries es mayor entre los hijos de madres con pobre salud oral y con altos niveles de bacterias en la saliva, ya que se las pueden transmitir al recién nacido. Por eso es tan importante, además de la higiene bucal y de las revisiones, tener cuidado en no compartir cubiertos o que la madre no se meta el chupete en la boca.

En el ámbito de la salud, la prevención es siempre una apuesta rentable. El principal motivo es la falta de educación sanitaria que hace que muchas mujeres desconozcan, por ejemplo, que las náuseas y vómitos frecuentes durante este periodo (los experimentan entre el 75% y el 80% de las embarazadas) pueden erosionar el esmalte de los dientes y favorecer la aparición de caries. También contribuye a ello dar rienda suelta a los antojos, sobre todo, si el picoteo es de productos azucarados.

Uno de los problemas que más trascendencia pueden tener en la salud del bebé es la enfermedad periodontal de la madre, la pérdida de hueso que rodea a los dientes. Según los estudios, se asocia con un aumento del riesgo de sufrir un parto prematuro y eleva las probabilidades de que el niño tenga bajo peso al nacer. También puede ocasionar en la madre preeclampsia, un síndrome poco frecuente que produce, entre otros síntomas, un incremento de la tensión arterial.

Para hacer frente a estos riesgos los especialistas recomiendan cepillarse los dientes dos veces al día con pasta dentrífica fluorada de al menos 1.200 o 1.400 partes por millón de flúor, así como usar cepillo o seda interdental por las noches. La visita al dentista puede hacerse en cualquier momento de la gestación, aunque se recomienda durante el segundo trimestre por comodidad de la embarazada, ya que lo normal es que en esa fase hayan desparecido las náuseas y los vómitos típicos del comienzo del embarazo.

No Comments

Post A Comment