La temperatura correcta para lavarse la cara

Muchas personas cuidan su cutis con diversas cremas hidratantes e incluso cosméticos especializados en el tema, pero la limpieza facial debe tener como base el agua con el que diariamente enjuagamos nuestra cara.

 

Los expertos afirman que para lavar nuestro cabello, el agua debe estar tibia en el proceso y fría al terminar; lo cual puede generar la idea que es el mismo proceso para la cara. Claro, que a diferencia del pelo, el rostro no reacciona igual que el cuero cabelludo.

Marta Barrero, experta en dermocosmética, afirma a Vogue España que lo ideal es lavarse el rostro con agua tibia o fría en lo ideal, y evitar sobre todo el agua caliente”. El agua caliente no ayuda a relajar la musculatura ni estimula la circulación, como si lo logra el agua fría.

¿Cuando usar el agua caliente?

Lo más recomendable, es evitar las altas temperaturas en la cara, pero hay determinados momentos en los que pueden ser usados; como por ejemplo, al desmaquillar el rostro, ya que el agua caliente ablanda el maquillaje y hace que el maquillaje salga rápido.

Del mismo modo, se puede usar cuando se busca dilatar los poros para extraer puntos negros  cuando dilatamos los poros para extraer puntos negros o antes de eliminar el vello facial¡En estos casos, el agua caliente facilitará el proceso!

Los beneficios del agua fría

Ayuda a estimular la circulación, el metabolismo, elimina mejor las toxinas, previene el acné, tonifica el rostro y reduce la hinchazón del contorno de los ojos. La experta afirma que esta es la clave para que tu rostro se vea saludable.
El secreto para una cara saludable, es una rutina de cuidado que no toma más de 5 minutos al día.

No Comments

Post A Comment